BENEDITA FERNANDES (1883 – 1947)

 

Conocida como “La Dama de la Caridad”, Benedita Fernandes dedicó gran parte de su vida al cuidado y amor del prójimo. Nacida el 27 de junio de 1883, Benedita sufrió una grave obsesión y llegó a perder el contacto con su familia, vagando por las calles. En una ocasión, fue detenida en una comisaría por molestar a algunos vecinos, ya que en aquella época no había hospitales psiquiátricos.

Un día, estando aún en prisión, tuvo una crisis muy fuerte y oyó la siguiente llamada: “Benedita, si prometes consagrarte por entero a los enfermos y a los pobres, saldrás curada de aquí.” A partir de entonces, Benedita mejoró y decidió trasladarse a la ciudad de Araçatuba, en el estado de São Paulo, donde empezó a dedicar su vida al trabajo social.

En primer lugar, empezó a recoger y cuidar niños indigentes en una modesta casa, que más tarde pasó a llamarse Lar Benedita Fernandes de Araçatuba.

Una vez, los niños no tenían nada que comer. Benedita les explicó que si iban a la puerta, Jesús les ayudaría. Se pararon a la entrada de la casa, con el estómago dolorido. Pasaba por allí un hombre llamado Ricieri, que vendía tocino, riñones, hígado, tripas, de todo. Ricieri les preguntó qué hacían allí. “Estamos esperando a que Jesús nos dé de comer”. Y él respondió: “¡Dile a tu madre que Jesús ha llegado! Y desde aquel día, con las sobras de las tripas, allí ya no había hambre.

Algún tiempo después, también empezó a ayudar a personas con trastornos mentales. Cuando estaban en crisis, los dementes acudían a ella, pero esta mujer de pecho generoso y sonrisa esperanzada se sentaba en una silla cercana, los acurrucaba en su regazo, les ponía la cabeza en su regazo, los calmaba con oraciones, pases y buenas palabras, y la crisis remitía, y ellos se calmaban, apaciguados por la fuerza irresistible del amor.

Mujer sencilla y sin cultura, fue reconocida por su dedicación a los demás y se convirtió en una referencia para la ciudad de Araçatuba y para el Movimiento Espiritista Brasileño. Además del Hogar del Niño y del Asilo Dr. Jaime de Oliveira, Benedita fundó el Albergue Nocturno y las Escuelas Mixtas. Por su buena voluntad y dedicación, conquistó el respeto y la admiración del pueblo y de las autoridades.

Cabe recordar que el espíritu que antes la obsesionaba se convirtió en uno de sus colaboradores espirituales. Como una de las pioneras del Movimiento Espírita, Benedita fundó la Unión Espírita Regional del Noroeste, el 30 de agosto de 1940, de la que fue elegida presidenta.

 

Se sintió mal a las 11 de la noche del 8 de octubre de 1947, cuando hablaba con los niños y los aconsejaba. El 9 de octubre de 1947, a la edad de 64 años, falleció serenamente. Su funeral fue el más concurrido de la época, y hasta hoy su tumba es una de las más visitadas de la ciudad de Araçatuba.

 

Autora: Keila Campos

Madrid, España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Usamos cookies para ofrecerle una óptima experiencia y para ayudar a nuestro site a funcionar de manera eficaz. No exhibimos anuncios. Tenemos el compromiso de proteger sus datos de acuerdo con los requisitos de la GRPD.