Plant for the Planet

Dios puso en nuestras manos toda la naturaleza del planeta Tierra. ¿Hemos hecho un buen uso de este talento que se nos ha confiado? ¿Qué tipo de iniciativas contribuyen a que la humanidad cumpla su deber con el medio ambiente? 

 

“Toda destrucción que exceda los límites de la necesidad es una violación de la ley de Dios. Los animales sólo destruyen para satisfacer sus necesidades; en cuanto que el hombre, dotado de libre albedrío, destruye sin necesidad. Tendrá que rendir cuentas por el abuso de la libertad que le fue concedida, pues esto significa que cede a los malos instintos” Libro de los Espíritus, q. 735.

 

Cuando nos detenemos para observar la realidad en que nos encontramos, vemos algunos números que asustan a los corazones más sensibles. La tasa de deforestación, la contaminación de nuestro mundo, la elevada temperatura, las consecuencias del efecto invernadero … Delante de esta situación, ¿qué reflexiones podemos hacer?

Dios, nuestro sabio y bondadoso Padre, nos creó y dejó a nuestra disposición todas las herramientas necesarias para vivir. El desarrollo tecnológico y científico que hemos conquistado como familia humana, acontece justamente a partir de la observación de la naturaleza. Científicos, filósofos, investigadores y estudiosos, se dedican a conocer los más variados acontecimientos naturales y descubren leyes que rigen todo el universo. Y quien reúna toda esta información comprenderá que, en este laboratorio al aire libre, no vemos nada más que las Leyes del Creador expresándose en el mundo material.

De esta manera, considerando el conocimiento presentado por los espíritus, en la cuestión 735 del Libro de los Espíritus, percibimos que la humanidad tiene un deber que cumplir. Como espíritus encarnados, debemos velar por el planeta que nos acoge, cuidar de aquello que Dios nos confió y buscar formas sostenibles de vida aquí, de modo que las generaciones futuras, tal vez nosotros mismos en nuestras próximas existencias, puedan tener las mejores condiciones para cumplir con sus planes reencarnatorios y poder hacer un mundo mejor.

Y fue, con todo esto en mente, que nuestros amigos de Suiza vinieron para presentar el proyecto “Plant for the Planet”, que nos emocionó mucho por su sencillez, y cuyo propósito será incentivar la plantación de millones de árboles en todo nuestro planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.