Esta lección, a través de la historia de cómo Jesús calmó la tormenta, enseña a los niños a calmarse y a practicar la respiración, recordándoles que la paz empieza en nuestro interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *