Emmanuel nos ofrece el camino para nuestra victoria espiritual, aquella que se obtiene sobre nosotros mismos. En este trabajo de renovación interior, que es continuo, vamos superando pasiones, debilidades, condicionamientos infelices y vamos avanzando hacia una existencia exitosa, de armonía inquebrantable, de fe y de equilibrio interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.