Allan Kardec, uno de los más extraordinarios pedagogos jamás conocidos, desde los inicios del Espiritismo, buscó llamar la atención sobre los efectos benéficos que las enseñanzas doctrinales tienen sobre el espíritu reencarnante, especialmente durante la infancia. En consecuencia, el educador espírita juega un papel fundamental para que los niños puedan asimilar correctamente las enseñanzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Usamos cookies para ofrecerle una óptima experiencia y para ayudar a nuestro site a funcionar de manera eficaz. No exhibimos anuncios. Tenemos el compromiso de proteger sus datos de acuerdo con los requisitos de la GRPD.